La inteligencia artificial, crucial para 4 de cada 10 empresas en 2020

Inteligencia artificial, Big Data, cloud, 5G… Todas esas tecnologías y herramientas disruptivas -algunas de ellas ya apuntando maneras- no van a dejar de evolucionar y sorprendernos en los próximos años, en un futuro que se nos antoja tan incierto como fascinante.

¿Pero de verdad impredecible? Bueno, quizá no tanto, o al menos así lo consideran los expertos de Deloitte Global, que un año más (y van 18) han decidido arriesgarse y -eso sí, basándose en opiniones de especialistas, encuestas y tendencias-  elaborar su ya tradicional colección de Predicciones de Tecnología, Medios y Telecomunicaciones (TMT Predictions 2019).

En dicho informe, la consultora pronostica cómo evolucionará el ecosistema tecnológico en los próximos años y, lo que es más importante, cómo transformará -aún más- la forma en la que vivimos, trabajamos y nos relacionamos.

Las 10 predicciones de este año exploran lo que nos depara el futuro en torno a temas tan relevantes para empresas y ciudadanos como la tecnología 5G, la computación cuántica, los altavoces inteligentes, la impresión 3D (también llamada “fabricación aditiva”), el futuro del entretenimiento, etc. El futuro de estas tendencias manifiesta cierta continuidad con el presente, pero combinado con giros tan inesperados y rápidos que apenas nos damos cuenta, pero ya están aquí y lo están cambiado todo.

Para los que quieran explorar más en profundidad los pronósticos que publica Deloitte este año, les animamos a pinchar en el enlace al estudio que incluimos un par de párrafos más arriba. Sin embargo, nosotros, y por centrar el tiro, nos vamos a focalizar hoy en uno de los temas que se abordan en el mismo: la siempre atrayente “inteligencia artificial” o IA.

INTELIGENCIA ARTIFICIAL, DE LA EXCLUSIVIDAD A LA GENERALIZACIÓN

Según predice Deloitte, este año va a ser el de la aceleración en el uso del software y los servicios de inteligencia artificial basados en la nube. Y no es para menos. Preguntados al respecto unos 1.900 ejecutivos de compañías que, al haber empezado ya a utilizar la IA en ciertos pilotos y proyectos, pueden considerarse organizaciones “pioneras” en este ámbito, el 38% de ellos (4 de cada 10, aproximadamente) consideraban que esta tecnología tendría un impacto crítico en su negocio en un plazo no mayor a dos años.

Estos mismos early adopters consideran que la implantación de la IA en las organizaciones ya reporta rendimientos financieros positivos, con un retorno medio de la de la inversión del 16%. Un punto de partida muy prometedor para esas compañías que van adquiriendo experiencia en esta tecnología en rápido desarrollo.

LA CLAVE ESTÁ EN LA NUBE

Otra de las predicciones de Deloitte apunta a que la clave para la adopción de la IA en las empresas estará en la nube. En la actualidad, el 58% de los ejecutivos encuestados por la consultora está utilizando software corporativo con IA, al que normalmente se accede a través de la nube privada o pública. Y el 50% de las empresas pioneras en su adopción está impulsando el desarrollo de soluciones de inteligencia artificial personalizadas utilizando servicios en la nube.

Será precisamente esta adopción de la IA basada en la nube lo que, según Deloitte, democratizará las enormes capacidades y beneficios de esta tecnología, hasta hace poco estaban alcance de esas escasas y privilegiadas organizaciones con los conocimientos técnicos, infraestructuras y recursos económicos suficientes para invertir en la adquisición de competencias relacionadas con la ciencia de los datos.

IA PARA CRECER COMO EMPRESA ‘DATA-DRIVEN’

Entre esos early adopters que ya están aplicando la inteligencia artificial en España, contamos con el ejemplo de empresas como Orange y Google, cuyo testimonio nos permite conocer en qué punto estamos en nuestro país y qué futuro ven a esta tecnología. Así, para Óscar Caballero de la Sen, Chief Data Officer de Orange, la principal y mayor oportunidad detectada en su empresa para el Big Data y la inteligencia artificial, aparte de los posibles nuevos negocios que se puedan generar apoyados en estas tecnologías, “es convertirnos en una compañía ‘data-driven, donde todas las decisiones estén optimizadas y apoyadas en los datos que tenemos, derivados del más de millón de eventos por segundo que una empresa como Orange puede manejar cada día en el ejercicio de su actividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *