Epicteto es uno de los filósofos fundamentales del pensamiento estoico del siglo I de nuestra era, cuya doctrina, lejos de desaparecer con él, no ha dejado de influir en los más variados frentes (derecho romano, moral cristiana) y autores postreros (Boecio, Pascal). Sin el Enquiridión, su obra capital, una parte del ser humano habría quedado sin explicar. Esto es lo que, y con independencia de su propia vinculación como pieza constituyente del estoicismo, acrecienta para nosotros su interés, minimizado sin duda de cara al auditorio por la historia oficial en beneficio de pensadores de mayor relieve filosófico, caso de Platón, de Aristóteles, aunque sin duda de no menor interés para el hombre actual.